Trabajo

BELLEVUE (Estados Unidos)

¿Será suficiente mi nivel de inglés para trabajar en USA?

23/07/2019

Dicen que los españoles hablamos bastante mal inglés, o al menos tenemos una pronunciación bastante mejorable. Creo que en parte es cierto, pero afortunadamente, las recientes experiencias de españoles en el extranjero durante la última década nos están retornando profesionales con una capacidad de comunicarse en inglés que ya habríamos querido algunos tener cuando nos pedimos en su momento el primer café latte en USA.

En este tiempo que llevo prestando servicios profesionales de consultoría a expatriados, una de las preguntas que más me han llamado la atención es “¿será suficiente mi nivel de inglés para trabajar en Estados Unidos?”. La respuesta a la gallega es sí y no, depende 🙂

Es peor de los casos posibles es aquel donde el inmigrante no tiene cualificación profesional suficiente, ni idea de inglés, o como mucho tiene un nivel de instituto de secundaria. Ese nivel te da para comprar el pan en el súper, pero no para ganarte la vida en un entorno profesional nativo. Otra cosa es que trabajes en el consulado de España o solo con hispanos. Por lo general, un español de origen sin una cualificación profesional alta tendrá que competir con otros muchos hispanoparlantes que están dispuestos a trabajar a cambio de mucho menos salario y prestaciones de las que un español estaría dispuesto a aceptar como razonables. Sin duda, aquí se requiere ponerse las pilas e intentar trabajar en entornos donde el inglés se hable regularmente. Es un error no salir de la zona de comodidad y buscar trabajos “de español” porque te encasillará y cada año se verán reducidas tus opciones. No nos engañemos, en USA, los buenos trabajos requieren inglés fluido, dejando el idioma español como un “nice to have”.

En otros casos, si no has tenido experiencia viviendo en un país sajón, la sorpresa puede ser mayúscula cuando crees que sabes inglés. Y es cuando te das cuenta de que te pierdes en ciertos campos semánticos a los que antes no te habías enfrentado. Aquí recuerdo ese caso en el que tienes experiencia trabajando en inglés remotamente, como gestor de proyectos internacionales por ejemplo, donde tu fluidez se limita a moverte con comodidad en ese campo, pero a la hora de socializar con tus compañeros, negociar tu sueldo, desenvolverte durante el 100% de tu tiempo en el otro idioma ( y no solo en conferencias o reuniones)… la cosa cambia. Y no solo por el idioma, que casi es lo de menos, sino por el contexto cultural, el modo de sacar los temas en una reunión, utilizar el momento y el tono adecuado para una conversación, etc.

Una de las situaciones más dramáticas y difíciles de digerir es cuando un profesional, con años de experiencia a sus espaldas, no encuentra un trabajo de su nivel en USA porque simplemente no sabe suficiente inglés. Es frustrante, porque estos profesionales conocen la disciplina, pero simplemente no tienen la agilidad de expresarse con otros equipos en inglés y en las entrevistas eso se detecta rápidamente, dejándolos fuera de juego. En estos casos, creo que lo recomendable es trazar un plan a medio plazo y aceptar trabajos de menor cualificación para ir curtiendo tu perfil profesional, escalar puestos conforme te vayas sintiendo más seguro con el idioma, y finalmente crear una imagen personal que incluya -por qué no- tu personal acento. Usa tu acento para reírte de ti mismo y romper el hielo en conversaciones de negocios. Y entonces, cierra el negocio. No nos engañemos, tampoco todo el mundo habla perfecto inglés en el contexto profesional, especialmente en las ciudades cosmopolitas, el mundo tecnológico o en el campo de la investigación.

Usa tu acento para reírte de ti mismo y romper el hielo en conversaciones de negocios. Y entonces, cierra el negocio.

Otra situación a la que también he asistido como espectador es al síndrome del impostor. Sucede cuando tienes la inseguridad de estar en un lugar que no te corresponde. En el aspecto del idioma, sucede cuando se supone que tienes un nivel nativo de inglés para desempeñar tu trabajo, pero lo cierto es que apenas balbuceas unas palabras en las reuniones de trabajo -no sea que se note mucho que no sabes de qué están hablando-, tus informes o emails tardan en enviarse porque los tienes que repasar varias veces antes de mandarlos, y situaciones similares (¿recuerdas alguna?). Tu inseguridad te genera frustración porque solo piensas que el empleo te va a durar lo que tarden en detectar tu talón de Aquiles. Mi recomendación en estos casos es no asumir que quien te ha contratado es tan tonto como para no ver otras cualidades profesionales que puedes tener, habiendo considerado la falta de fluidez con el idioma algo secundario. Lo más saludable es aceptar la situación y buscar ayuda dentro y fuera de la empresa para superar este inconveniente, creo que a la larga te irá mucho mejor.

Y tú, ¿has tenido alguna experiencia con el inglés que haya determinado tu carrera profesional?

No alt text provided for this image

 

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí