Ciudadanía

En todas partes (En todas partes)

Ayudas sociales en Bélgica: todo lo que debes saber

16/02/2016

CEXT acudió el pasado Miércoles 10 a la conferencia organizada por Integrabel, proyecto de integración sociolaboral de los jóvenes españoles en Bélgica coordinado por Hispagenda en colaboración con Acentos y Asituna. El ponente de la conferencia fue Rafael Sanz, licenciado en Derecho y buen conocedor de la Administración belga tras llevar más de 10 años en el país trabajando para distintas empresas, tanto locales como internacionales.

El acto se encuentra dentro del programa Proyecto Jóvenes, subvencionado por la Consejería de Empleo y Seguridad Social en Bélgica y Luxemburgo, dependiente de la Dirección General de Migraciones y el Ministerio de Empleo y SS.SS. La subvención ha sido renovada por tercer año.

Bélgica: un Estado social, a pesar de todo

A pesar de la tendencia generalizada europea a los recortes en materia de bienestar y derechos socio-laborales, Bélgica sigue siendo un estado referente en la materia, si bien el elevado endeudamiento del Estado en los últimos años puede trastocar ese estatus.

Hasta hace 12 meses, todos aquellos ciudadanos belgas que hubiesen trabajado al menos 1 año, tenían derecho a subsidio durante el resto de su vida. En la actualidad, la crisis económica, la futura llegada de refugiados del conflicto en Siria y el cambio de gobierno  (ahora de mayoría nacionalista flamenca) han motivado un cambio importante en los condicionantes para acogerse a estas ayudas. Por consiguiente, en el momento actual, los ciudadanos belgas deben trabajar 2 años para tener derecho a 4 años de desempleo. A su vez, el tiempo mínimo que se necesita para cobrar la pensión de jubilación en su totalidad son 30 años de vida laboral, ratio que ha subido progresivamente en los últimos años.

Y decimos a pesar de todo porque hay una serie de problemas que lastran al Estado belga, convirtiéndole en uno de los países más endeudados del mundo. El elevado fraude, la brecha salarial y la desigualdad que se da en Bruselas, el elevado paro de la región de la capital (en especial en el sector juvenil) o la falta de preparación a la hora de encontrar mano de obra cualificada en Bélgica han puesto en evidencia las grietas de un Estado de bienestar que -hasta hace poco- gozaba de una salud envidiable.

Subvenciones y ayudas

Según la Ley de 1976 de Protección Social por la que se aprobaron las ayudas de los CPAS (Centros Públicos de Acción Social), toda persona que resida en territorio belga tiene derecho a una vida digna. Estos CPAS están gestionados por los municipios. A pesar del baile de cifras y la falta de información y cruce de datos entre los diferentes niveles administrativos de la caótica burocracia belga, la red social de protección ha sido muy tupida.

Con el objetivo de evitar fraudes, se han puesto en marcha numerosos controles policiales (más de 30.000 /año), en especial entre aquellos benefactores de subsidios de desempleo o de protección social que residen solos, pues reciben mayor prestación –proporcionalmente -que los que viven en pareja o tienen hijos.

Algunas de las ayudas sociales en Bélgica, en cifras:

  • Cualquier ciudadano que esté apuntado en el municipio (la Comuna) tiene derecho a un subsidio de 950 € de subsistencia o salario de integración conocido como CPAS, si bien la ayuda es discrecional, pues depende de la aprobación del funcionario de turno.
  • La prestación de desempleo (no confundir con el salario de integración recién mencionado) se da hasta un máximo de 4 años, siendo progresivamente descendente sobre el salario total. Una vez transcurridos esos años, si el demandante no ha obtenido empleo, pasaría al grupo de personas beneficiarias del CPAS. El rango de la prestación suele oscilar entre 1000-1600 €
  • A los 6 meses de estar parado, la oficina de empleo belga (ONEM), te convoca para una sesión de información en la que se analiza cada caso en detalle y cuyo demandante de empleo debe demostrar que ha buscado empleo mediante la justificación de asistencia a entrevistas de trabajo, envío de mails a ofertas de empleo, etc.
  • C4: es el documento que justifica que la persona ha estado trabajando y que debe presentarse para percibir el subsidio de desempleo, guardando la proporcionalidad de la regresividad de la prestación.
  • 3 idiomas: francés, inglés y neerlandés (flamenco) son las lenguas en las que se ofertan cursos gratuitos para desempleados. Además, un año después, el Estado se hace cargo de tu situación y te realiza una prueba de los tres con el objetivo de encontrarte trabajo, según tu manejo de cada uno, tu experiencia previa y formación.
  • Las bajas médicas por enfermedad son cubiertas por mutuas y Estado en porcentajes diversos según la cobertura y el período de duración de la baja. Se recibe en torno al 80% durante el primer mes de enfermedad y un 50% a partir del año si son bajas crónicas.
  • 150 €: es el dinero que destina la región de Bruselas por hijo a las familias hasta que los niños se hacen mayores de edad. La cantidad varía según las regiones, siendo más elevada – por lo general – en la zona de Flandes (área flamencófona) por su mayor nivel de vida.

Otras cuestiones a tener en cuenta

Para terminar, se deben tener en consideración una serie de condicionantes concretos del mercado laboral belga, así como la idiosincrasia de la sociedad del país. A destacar:

  • El salario mínimo neto en Bélgica ronda los 1200 € (jornada completa) mientras que el salario medio “real” (tras quitar a los funcionarios de la UE) varía entre 1600-1800 €.
  • El paro, al igual que en España, cotiza para la pensión contributiva de jubilación.
  • También como en España, si se renuncia al empleo, se pierden todos los derechos de paro, si bien siempre se puede recurrir al subsidio de integración.
  • Para recibir cualquier tipo de ayuda social, hay que tener una residencia fija (por ejemplo, un contrato de alquiler) o un domicilio de referencia (alguien que nos deje utilizar su dirección de correo para registrarnos así en la comuna correspondiente)
  • Para conseguir la nacionalidad belga, se tiene que renunciar a la española. A pesar de ser dos países de la UE y haber libertad de movimientos por el espacio Schengen, la posibilidad de tener una o doble nacionalidad depende de si hay acuerdo bilateral entre dos países concretos.
  • Los sindicatos belgas son de los más activos de Europa. La presión sindical es muy fuerte pero – de base – la economía y la sociedad belga son cooperativas, por lo que los sindicatos suelen trabajar por los derechos de los trabajadores y los empresarios suelen respetar estas máximas. Los principales son el Rojo (Socialistas) y el Verde (Democristianos)
  • Los extranjeros que no cumplan con los requisitos antes mencionados pueden ser “expulsados del país”. Eso no quiere decir que sean físicamente puestos en la frontera belga, sino que se refiere a una expulsión administrativa por la que no tendrían derecho a prestación alguna. Si la situación llegara a ese punto, un español tiene derecho – por ley – a acudir a la Embajada de España y pedir que le repatríen si no tiene recursos para poder hacerlo por sus propios medios.

 

Foto: momento en el que se presentaba la conferencia, organizada por Integrabel. El ponente, Rafael Sanz, de pie a la derecha.

Un artículo de Francisco Javier Royo para CEXT

  • Joaquin Martin Paz

    Bruselas (Bélgica)

    hace 2 años

    Quería ir y finalmente no pude! Gracias por el resumen de la conferencia :)

  • Bader Sattou bouladaas

    Madrid (España)

    hace 2 años

    Hola buenas tardes, soy de España y resido en Madrid estoy casado y tengo un hijo de 9 meses y me gustaria venirme a bruselas a vivir puesto que mi padre reside tambien en bruselas desde hace 8 años y queria solicitar informacion por donde tendria que empezar y los tipos de ayudas que me pueden ofrecer,y tambien queria decir que ahora en Madrid estoy trabajando y tengo cotizado 16 años . Un saludo

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí