Deporte

Getafe (Madrid) (España)

¿Y si viera el partido del viernes con holandeses?

13/06/2014

Decían los antiguos griegos -lo que no dijeran los antiguos griegos…- que en tiempos de paz, la guerra era el deporte. Y cada cuatro años, la llegada del veranito trae consigo al evento deportivo más importante del planeta: la copa del mundo de fútbol. No os quepa la menor duda, dará mucha guerra.

No sabemos la temperatura allá donde lo veáis, pero sabemos que es imposible ser ajeno a un encuentro así. Se acerca el verano y ya se van dando las condiciones ideales para asomarse a la calle, tomarse algo y ¡plaf! En la tele, el mundial de fútbol de Brasil. Y cabe la probabilidad de que estéis en los países contra cuyas selecciones nos enfrentaremos en la fase de grupos, o acompañados por sus seguidores. El fair play, el respeto y recordar que es solo un juego. No hay que olvidarlo, pero… resulta que todos nos picamos y queremos picar al contrario. Y hay que prepararse, hay que tener con que picar.

Primer asalto, viernes 13, Holanda, conocidos como “la naranja mecánica” ¿Hace falta decir lo que les va a molestar? Les ganamos otro partido y no fue uno cualquiera, sino la final del último mundial, que nos dejó campeones y a ellos finalistas. Por si el deporte no fuera suficiente, quizá se pueda sacar a la luz una pequeña lección de historia. No es difícil recordar que desde 1516 y hasta 1648, los países bajos forman parte del Imperio Español. No costó ni un solo hombre su invasión, sino derecho de sangre de Carlos V la adhirió. Más tarde, ochenta serían los años para emanciparse en la Guerra de los Ochenta Años. Aquí se creó la leyenda del “conde Duque de Olivares” con la que asustan a los niños que no quieren dormir como si se tratara de nuestro “coco”. Eso es, que nos teman, que viene “Iniesta”.

 

Un artículo de Isidro Ruiz para CEXT