Cultura

Brasília (Brasil)

El carnaval brasileño: de las máscaras a la samba, un espectáculo mundial

24/01/2019

Una de las señas de identidad indiscutibles de Brasil es el Carnaval, ya que está considerada como una de las mayores fiestas del mundo. El origen del carnaval que podemos disfrutar actualmente es el resultado de una gran diversidad de influencias. Una de las más importantes es la cristiana, pues siempre se celebra durante los cuatro días anteriores al miércoles de ceniza, que marca el inicio de la Cuaresma. Este periodo de cuarenta días antecede a la Semana Santa y, tradicionalmente, los cristianos no pueden comer carne. En este sentido, la palabra Carnaval proviene de carnelevare que significa, “para eliminar la carne”.

A pesar de esta inspiración religiosa, su origen directo se encuentra en el entrudo, un tipo de fiesta portuguesa importada a la colonia brasileña en el siglo XVI, que se caracterizaba por tirarse agua de una persona a otra para purificar el cuerpo. Era un tipo de festividad celebrada por las clases populares en la que se disfrazaban para imitar y satirizar a las élites sociales.

El primer punto de inflexión se produce en el periodo imperial (1822-1829), momento en el que la élite carioca buscó crear una festividad más refinada. Influenciados por la cultura carnavalesca europea, organizaron un baile de máscaras parecido a los venecianos el 22 de enero de 1840 en Río de Janeiro. Su popularidad originó una nueva tradición carnavalesca que, poco a poco, llamó la atención de la aristocracia internacional.

Por otra parte, el carnaval de rua, celebrado en la calle, obtuvo una nueva estructura con la introducción de los blocos en 1850. Estos se definen como agrupaciones que desfilan mientras tocan música y se reúnen para bailar. Cada uno de ellos tiene una temática concreta y nombres llamativos como Bloco das divinas tetas.

Las primeras escuelas de samba comenzaron a surgir a finales de los años 20 y comienzos de los años 30. En ese momento, el dictador Getulio Vargas estableció un reglamento para los blocos, con el objetivo de mostrar su carácter oficial y darles ayudas económicas a algunos de ellos.

A finales de los años 60, el Carnaval se popularizó aún más y se convirtió en un espectáculo de ostentación, pasando a ser considerado, el mayor espectáculo del mundo.

 

Imagen: O dia na Folia

 

Un artículo de Juan Jesús Montiel Rozas para CEXT

  • hace 2 años

    […] solía celebrarse en las calles con relativa espontaneidad, desde las bases. Fue el dictador Getulio Vargas quien impuso reglas al carnaval de Río, sistematizándolo en blocos (contingentes) e impulsando la institucionalización de la samba como […]

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí