Ciudadanía

Bruselas (Bélgica)

“Hogar, dulce hogar”. Encontrar un apartamento cuando llegas a Bélgica

02/03/2015

Es bien sabido que la necesidad más imperiosa cuando uno cruza la frontera nacional en aras de comenzar una nueva etapa personal o profesional radica en encontrar un lugar donde pasar la primera noche. Dada la gran movilidad intraeuropea que existe en la actualidad, la comunidad española en países de la UE- especialmente en aquellos países más cercanos a España y con buenas conexiones aéreas- es muy numerosa. Por eso, muchos  de los que salen de España suelen tener algún que otro contacto que pueda echarles una mano. Sin embargo, para los que os encontráis solos, aquí dejo algunos avisos para navegantes.

En primer lugar, aunque parezca muy obvio, llega a tu nuevo país con algo de dinero en tus bolsillos- preferentemente en efectivo- o bien ten algo disponible en tu cuenta bancaria para retirar eventualmente de un cajero (¡cuidado con las comisiones!)

Siempre que no llegues a tiro hecho con trabajo y alguien externo que ya haya hecho el rastreo y búsqueda de alojamiento previo por ti, tus opciones se reducirán a pasar las primeras noches en algún albergue, hostal u hotel o recurriendo a opciones alternativas de alojamiento como AirBnB, siempre que no tengas un buen samaritano que pueda acogerte, ya sea de tu círculo de amistades o familia o a través de redes colaborativas como CouchSurfing o BeWelcome.

De todas formas, llegará el momento en el que tengas que enfrentarte tú mismo a esa búsqueda en la que debes tener una cosa clara: no hay apartamento perfecto, en especial si tu presupuesto es más ajustado y debes compartir casa con varias personas.Si tu destino es Bélgica, date una vuelta por webs como Appartager o Inmoweb, donde encontrarás decenas de opciones entre las que elegir. Clasifica los anuncios según tus prioridades (la escala de precios y disponibilidad no será la misma si preferimos vivir solos o compartiendo piso, además de otras variables como la distancia al centro de la ciudad, la política de depósitos,  etc) Ambas webs te ofrecen membresía básica y Premium.

Haciendo zoom, si vienes a Bruselas, échale un vistazo a los grupos de Facebook de Bruxelles a Louer y Bouches a Oreilles. Estos son evidentemente gratuitos, pero deberás estar muy atento para acudir a los días de visita de “puertas abiertas” y prever un gasto en teléfono sustancial los primeros días ante el eventual listado telefónico que deberás confeccionar.
Lo cierto es que uno puede volverse loco a la hora de escoger el alojamiento perfecto en el que va a pasar las próximas semanas o meses. No es una decisión menor. Llegados a este punto, tu mejor opción sería hacerte una lista de aquellos anuncios que mejor concuerden con tus necesidades, teniendo en cuenta variables tan diversas como el precio, el tipo de alojamiento (apartamento, casa, kot), el hábitat (sólo, en comunidad con otros inquilinos, con el propietario), la localización, los servicios comunes a proximidad, la garantía o depósito, el tipo de relación contractual con el propietario, y así un largo etcétera.

Ten en cuenta que algunas de estas características no se advertirán en el anuncio, sino que las irás descubriendo conforme vayas visitándolos. En muchas ocasiones te llevarás desilusiones, por lo que debes ser flexible ante futuros imprevistos. Las fotos engañan y el Photoshop cada día lo sabe utilizar más gente. Ten paciencia y no desesperes, al final llegará algo que sea suficientemente bueno con tus exigencias mínimas.

Una vez ya hayas llegado a un acuerdo verbal con un propietario y tengas algo “mínimamente atado”, no descuides ningún detalle. Si bien se dan casos de ocupación irregular en el que inquilino y propietario no firman contrato alguno, tu mejor opción se remite a firmar un acuerdo de bases con el arrendador, en el que se tengan en cuenta unos mínimos como la cantidad que se deja como garantía (en Bélgica suele ser de dos meses de media), la duración del alquiler y un inventario de bienes (especialmente en el caso de que entres a una casa ya amueblada)
Este proceso puede hacerse extensible a cualquier otro país de la UE, salvando algunas diferencias culturales, administrativas y procedimentales. En el caso de Francia, por ejemplo, además de la versión nacional de las páginas antes citadas, el sitio web Leboncoin es sumamente útil. No obstante, recuerda siempre que a través de las redes sociales como Facebook, Couchsurfing u otros foros podrás encontrar información que podría serte útil. Tampoco olvides que las embajadas y- en especial- los consulados españoles están en la UE a tu disposición para orientarte si tienes problemas al respecto.
¿Todavía sin piso? No desesperes, ¡el que busca encuentra!

 

Un artículo de Francisco Javier Royo para CEXT

Fuente de la fotografía: http://einmuebles.es/inmobiliaria/pisos-en-alquiler-2

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí