(España)

Experiencias

“De los chinos me ha sorprendido su pasión por la siesta”

06/05/2016

Antonio Broto nunca había vivido en el extranjero, y ese fue precisamente el incentivo que le llevó a cambiar España por China. Hoy es corresponsal de la agencia EFE en Pekín, una ciudad que, según su experiencia, resulta mucho más cómoda para vivir de lo que la gente piensa.

En esta entrevista habla de varias costumbres asiáticas que, aún hoy, siguen llamando su atención. Por si esto fuera poco, Antonio también es blogger, una faceta por la que ha recibido varios galardones.

CEXT – Empecemos por el principio: ¿Qué razones te llevan a abandonar España e instalarte en China?

Antonio–Sencillamente el afán de aventura y de conocer lugares nuevos. Cuando vine a China apenas había viajado al extranjero y nunca había vivido fuera de España, pero desde niño me gustaba mucho la geografía, los atlas, conocer las banderas o las ciudades de sitios lejanos, y me pareció una muy buena idea venirme. En ningún caso me movieron motivaciones económicas, porque además el sueldo que percibía al llegar era muy modesto, lo justo para ir tirando.

CEXT – Vives en Pekín. ¿Qué puedes contarnos de esa ciudad?, ¿era tal y como la imaginabas?

Antonio–No creas que recuerdo mucho cómo me imaginaba la ciudad hace 15 años, antes de venir, pero creo que pensaba que todo el mundo iría en bicicleta y casi nadie en coche, cuando ya entonces (2001) no era así. También me la debía imaginar mucho más densamente poblada, por aquello de que China es el país con más habitantes del mundo: y Pekín tiene mucha gente, eso es cierto, pero al tener calles y avenidas tan anchas, no hay tanta sensación de grandes muchedumbres.

Sobre cómo es la ciudad, pues yo diría que Pekín es sorprendentemente cómoda para vivir, un lugar en el que tienes de todo, incluyendo muchos parques, anchos carriles bicicleta, centros comerciales repletos, cines, una interesante comunidad extranjera que le da aires cosmopolitas… No todo es bueno, claro: la contaminación es una gran pega y hay muchos atascos, pero por lo demás Pekín es un lugar mucho más apto para vivir de lo que la gente piensa.

CEXT –¿Qué es lo que más te ha sorprendido del estilo de vida asiático?

Antonio–He de decir que yo vivo como un español, con los mismos horarios de comidas, de sueño, de trabajo (bueno, teniendo en cuenta la diferencia horaria, claro)… De lo que he podido ver de los chinos, me ha asombrado por ejemplo lo obsesivos que son con la limpieza dentro de casa, en contraste con cierta dejadez por la limpieza en los lugares públicos. Por ejemplo: fuera de casa escupen, tiran papeles al suelo, les da igual cómo esté el ascensor o el patio de su bloque, pero luego en casa se quitan las zapatillas al entrar y a veces hasta la ropa que han llevado en la calle para no ‘manchar’ las sillas o los sofás. También me ha sorprendido, pero en este caso por ser similar a nosotros, su pasión por la siesta, y su facilidad para dormirla en cualquier parte, oficinas incluidas.

CEXT – Eres periodista de profesión. ¿Qué oportunidades laborales has encontrado en ese pueblo milenario?

Antonio–Pues básicamente dos, una de ellas muy prolongada: empecé en China trabajando con la agencia de este país, Xinhua, como corrector de textos en español, y allí estuve dos años muy curiosos y algo frikis (de 2001 a 2003). Luego, después de un año estudiando chino, empecé a trabajar a tiempo completo con la agencia Efe, desde otoño de 2004 hasta nuestros días. Vamos, que soy un agenciero de los de toda la vida.

CEXT – En internet podemos leerle en ‘Chinochano’, un blog que ha sido galardonado en varias ocasiones (Premio Blasillo de Huesca 2006 al mejor ingenio español, Premio BOBs 2012…). ¿Cuándo surge la idea de crear esta página y qué podemos encontrar en ella?

Antonio–Pues surgió en la época en la que los blogs estaban más de moda, allá por 2005, con el mismo afán de aventura que me llevó a China. Entonces todo el mundo hablaba de los blogs, casi todo el mundo se abría uno para probar cómo eran, y yo hice lo mismo. Me gustó la experiencia, la fui prolongando, y ahí sigo. En ‘Chinochano’, después de tantos años, se puede encontrar de todo: desde información sobre viajes a furibundos debates sobre la situación política china, pasando por detalles ínfimos de la vida cotidiana, posts surrealistas, repasos a la historia del país o hasta juegos para que los lectores participen. Diez años de blog dan para mucho.

CEXT – Hasta la fecha, ¿qué ha sido lo más gratificante de tu aventura como blogger expatriado?

Antonio–Si hablamos estrictamente del blog, no de la ‘vida real’ en China, lo que más disfruto es de vez en cuando leer posts antiguos, de los que ya no recuerdo nada, y partirme la caja con las tonterías del que los ha escrito, que ya me parece ser otra persona. También es fantástico, por supuesto, recibir comentarios y emails de gente agradeciéndome el trabajo y pidiendo que lo continúe, o contando cosas que enriquecen la web.

CEXT – Por último: ¿Cómo ves el futuro?, ¿te planteas regresar a España en algún momento?

Antonio–Tarde o temprano regresaré a España, que es mi casa, aunque no sé exactamente cuándo, por qué lo haré, y si me encontraré en ella a gusto o un poco incómodo. A veces temo sentirme como un prisionero de ésos que salen de la cárcel tras una condena de décadas y se sienten un poco como intrusos.

Una entrevista de @BeaSOrtega para CEXT