Experiencias

Milano (Italia)

Irene Blanco: “En Nueva York todo te suena pero nada es como te imaginas”

15/10/2019

Irene ha tenido la suerte de vivir en Nueva York durante 6 meses en dos ocasiones. Gracias a su condición de freelance ha podido trabajar entre los muros de un Co-Working americano y vivir en su propia piel como es trabajar desde remoto en un ambiente 100% local y anima a muchos en su situación a dar el salto y vivir unos meses en otra ciudad, una experiencia enriquecedora a 360 grados. 

CEXT- Nueva York, la ciudad del sueño americano ¿es tan gigantesca como la pintan las grandes producciones cinematográficas y literarias? 

Irene- Efectivamente, Nueva York es enorme. Lo que ocurre es que mucha gente piensa únicamente en Manhattan cuando se imagina la ciudad o, mejor dicho, bajo Manhattan. Pero la realidad es que NYC la integran cuatro “boroughs” o condados más -Brooklyn, Queens, el Bronx y Staten Island- y que, además, son enormes. Si a eso le sumas la cantidad de edificios, rascacielos, projects… se multiplica todo hasta convertirse en la jungla de asfalto conectada por esos puentes míticos que es la Gran Manzana.

CEXT- ¿Cuál fue el primer gran choque de culturas que viviste en Nueva York? 

Irene- Lo que más me llamó la atención de Nueva York, imagino que como a tanta gente, es la diversidad de sus calles. Encuentras personas de todas las razas conviviendo en los restaurantes, cines o bibliotecas. Sí que es cierto que existe aún mucha segregación en los barrios más pobres, pero Nueva York no es la ciudad blanca de las películas de Woody Allen. Hay una diversidad que, cuando convive tranquila, es preciosa.

También pasa que, como estamos tan expuestos a Nueva York en el cine o en la literatura, todo te suena pero nada es como te imaginas, es todo aún más a lo grande o más exagerado, si cabe. Pensamos que la conocemos bien, pero hay que comprenderla poco a poco esta ciudad, es muy compleja y pasan muchas interacciones al mismo tiempo.

CEXT- A nivel profesional, ¿cómo fue tu experiencia? 

Irene- Mi experiencia ha sido buena, al ser freelance he trabajado en remoto para mis clientes de España, al mismo tiempo que he hecho algunos contactos, asistiendo a eventos, en el Co-Working donde trabajé. Lo he vivido todo con más calma que si tuviese que adaptarme a las condiciones de una empresa de Nueva York.

CEXT- Como freelance, no tuviste ningún problema en trabajar en remoto para tus clientes españoles y esto fue una gran ventaja, ¿qué le dirías a los freelances que no se atreven a vivir una experiencia en el extranjero por miedo a la distancia y el no poder hacer reuniones en persona? 

Irene- Bueno, sí que hay ciertas resistencias. En España aún hay mucha cultura del trabajo presencial y a algunos empresarios les cuesta entender que aunque estás en otro país, con diferencia horaria y un océano de por medio, se trabaja igual. Así que me ha tocado afrontar algunas conversaciones, aunque la respuesta ha sido muy positiva y con reuniones por Skype, llamadas por WhatsApp y un poquito de esfuerzo en adaptarnos ambas partes, ha ido todo bien. Al final, creo que también se valora que te arriesgues a cambiar de escenario, con los desafíos de un país nuevo, con otro idioma y con tantos estímulos como Nueva York.

Aconsejaría a todos lo que vayan a otra ciudad que busquen un Co-Working, en mi caso, escogí The Harlem Collective y fue todo un acierto, porque disponer de una sala de reuniones y de un lugar de trabajo estable te centra mucho, al mismo tiempo que conoces a otros profesionales, vas haciendo contactos y te vas situando en el entramado de la ciudad. Y sino, siempre puedes ir a trabajar a las bibliotecas públicas e ir tomándole el pulso a la ciudad, asistir a charlas en inglés y adentrarte en la vida del barrio.

CEXT- ¿Qué es lo que más echabas de menos de España cuando estabas en Nueva York? ¿Y lo que más echas de menos de Nueva York ahora que estás en Madrid?

Irene- De España echaba de menos cosas cotidianas, mi casa, mi familia y mis amigas, principalmente. También echaba en falta la calma, tengo la sensación de que en Nueva York el tiempo pasa rapidísimo, no hay casi margen a improvisar una quedada o para el tiempo libre, aunque echo mucho de menos el bullicio de sus calles, el skyline y la sensación de que todo es posible que emana de la ciudad.

CEXT- ¿Cómo fue volver a pasear por las calles de Madrid después de esta experiencia?

Irene- Muy gratificante, antes de vivir en Nueva York pensaba que Madrid era muy estresante y, claro que puede serlo, lo que pasa es que ahora valoro mucho más el ritmo que tiene esta ciudad en contraposición a la jungla neoyorquina. Además de valorar mucho más ciertos lujos como la sanidad y educación pública de calidad que tenemos en España, que son fundamentales para un desarrollo más igualitario del país.

CEXT- ¿Qué te ha aportado la experiencia de vivir en Nueva York?

Irene- Me ha devuelto la sensación de riesgo que te dan los cambios y el aprender cosas nuevas que, aliñada con la sensación que “todo es posible” que respira la ciudad, es muy estimulante. Además, creo que salir de casa, te hace conocerte más, entender mejor de dónde vienes y quién eres. Es interesante el experimentar la sensación de ser extranjera, de buscarte la vida en otro país que no es el tuyo, para valorar la proeza que realizan las personas que lo dejan todo para comenzar otra vida. 

Una entrevista de Lydia Zapata para CEXT

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí