Experiencias

En todas partes (En todas partes)

Conoce la experiencia de Esther en Múnich a través de su libro «Desde Múnich con Jamón»

24/06/2020

Ella es Esther, una salmantina que lleva viviendo una década en Múnich y trabajando como jefa de ventas y dirección comercial en el Teatro de Cámara de Múnich, así como profesora de español en la Universidad de Múnich. Además, le encanta la literatura y escribe microrrelatos y aforismos desde hace algunos años; y tiene un blog sobre temas de emprendimiento, choque intercultural y experiencias personales en Alemania.

Esto le ha llevado a escribir un libro sobre su experiencia todos estos años en Múnich, y cuyo objetivo es ayudar y poner sobre la mesa aquello a lo que las personas que emigran se tienen que enfrentar, haciéndolo desde el humor. Desde CEXT hemos hablado con ella para conocerla un poco más y para que puedas leer su experiencia y ayudar a financiar su libro “Desde Múnich con jamón.

CEXT – Llevas 10 años viviendo en Múnich, ¿cómo terminaste trasladando tu vida allí?

Esther – La primera vez que visité Alemania fue en 2002 con unas amigas y descubrí que Alemania es un país que tiene mucho que ofrecer. Cuando era estudiante de Turismo fui guía acompañante de turistas españoles en Berlin. En 2010 obtuve una de las Becas de Turespaña para trabajar en la Oficina Española de Turismo en Múnich. Así que hice las maletas y me vine con una beca de dos años de duración a una ciudad nueva, donde no conocía a nadie, dispuesta a descubrir un nuevo país y desde entonces aquí sigo en tierras bávaras disfrutando de la deutsche vita.

CEXT – ¿Qué fue lo que te hizo quedarte? Y, ¿qué sigue haciéndolo después de tanto tiempo?

E – La ciudad. Me enamoré de Múnich y de todo lo que ofrece: desde actividades culturales, museos, eventos internacionales, ferias, conciertos hasta el maravilloso jardín inglés. El 25% de los habitantes venimos del extranjero y eso se nota, hay un ambiente internacional en el que muchas veces te encuentras con grupos de personas que hablan en inglés o español en el transporte público o en las zonas peatonales. Además soy una privilegiada por poder trabajar en el área de cultura. Como jefa de ventas y dirección comercial del Münchner Kammerspiele (Teatro de Cámara de Múnich) estoy al día de los eventos culturales, producciones y estrenos en los escenarios de la ciudad. A veces tengo cierta envidia cuando pienso que en Alemania la cultura y sus instituciones son valoradas, reconocidas y se esfuerzan por abrir sus puertas a la participación de todo tipo de público. Me gustaría que en España fuera también así y que existiera ese respaldo a la importancia de la cultura en una sociedad cada vez más global y digitalizada como la nuestra.

CEXT – ¿Cómo fue adaptarte a la vida en Alemania? ¿Sigues notando muchas diferencias culturales?

E – Fue y es, todo un viaje iniciático. Al principio me parecía todo rarísimo e incómodo como cuando en el supermercado el personal de caja poco menos que tira los productos después de pasarlos por el escáner y ahí estás tú a toda velocidad recogiendo tu compra y metiéndola en una bolsa de tela. Luego pasé a comparar con España y a lidiar con los choques culturales, como cuando vas a tomar algo con amigos y obviamente cada cual paga lo suyo y el camarero te trae las cuentas separadas. La primera vez te quedas a cuadros luego ya te acostumbras y cuando vuelves de vacaciones te parece rarísimo que cada uno pague una ronda. Sigue extrañándome cuando quieres quedar con alguien y te dice que las próximas dos semanas no tiene tiempo para tomarse un café. Me cuesta asumir que los alemanes, generalmente que como en todo hay excepciones, organizan su tiempo libre igual que su agenda en el trabajo, con mucha antelación. El resto es cuestión de tiempo adaptarse a los horarios de trabajo alemanes y disfrutar de los Biergarten.

CEXT –  Te has animado a escribir un libro “Desde Munich con jamón”, un diario de tus experiencias en Alemania, ¿qué te llevo a hacerlo?

E – El coronavirus. Durante las semanas de aislamiento social conocí a algunos de mis vecinos españoles a los que no había visto antes. Nos oímos hablando por teléfono en el balcón y organizamos un Radio Patio en redes sociales. Me di cuenta que todas las experiencias, buenas y malas, que viví los últimos diez años, podían servirles a otros españoles recién llegados a un nuevo país o en fase de adaptación a su nuevo hogar. Así que recuperé todos los estados que publiqué en mis redes sociales de forma casi diaria y estructuré el proceso migratorio paso a paso con todas las dificultades, barreras y logros de una emigrante española en Alemania.

CEXT – ¿Te planteas volver a España en un futuro próximo?

E – Volveré a España, no sé cuándo ni cómo pero sé que volveré. Uno de mis maestros en la escuela repetía siempre: “Nunca olvides de dónde vienes para saber adónde vas” y creo que es algo que procuro tener siempre presente para valorar el día a día y cada paso que doy en mi vida como española en Alemania.

CEXT – ¿Qué es lo que más echas de menos?

E – Mi familia y el jamón. Gracias a las nuevas tecnologías puedo comunicarme con mi familia sin pagar facturas astronómicas de datos o de telefonía pero al mismo tiempo, es agridulce poder verles pero no estar ahí cuando es un día especial o en los días en los que necesitas un abrazo de los tuyos. Como buena salmantina me gusta ejercer de embajadora de productos de la tierra y el día que llegan los sobres de jamón desde Salamanca hacemos fiesta en casa.

CEXT – ¿Qué le dirías a alguien que no se decide sobre irse o quedarse en España?

E – Le diría que se enfrente a las dudas informándose. Es importante que antes de dar el paso de venir a Alemania, o a cualquier otro país, tengas toda la información necesaria. En Múnich, por desgracia, es muy difícil encontrar piso o habitación en un piso compartido. Los alquileres son muy altos y eso puede ser un gran problema si llegas aquí sin saberlo y sin tener una idea clara de dónde moverte para encontrar techo y trabajo. Lo mejor, preparar la maleta, informarse y por supuesto dar el paso para descubrir lo mucho que Alemania ofrece; para lo bueno y para lo menos bueno. Si no lo intentas no sabrás nunca lo que podría haber pasado y desde luego, la experiencia de salir de tu país te abre los ojos a otras perspectivas y realidades, te planteas cómo vives, cómo has vivido tu vida hasta ese momento, qué valores son importantes para ti y para los otros. Hace algún tiempo lo resumí en un texto que sirve de prólogo al libro:

BALADA DEL EMIGRANTE

No hay baldosas amarillas que pisar cuando te marchas con la licenciatura a otra parte.

No hay clases magistrales que te hagan ver con otra luz el universo conocido.

No hay libros donde esté escrito el consejo que te hará de guía.

No hay cartas en las que ver tu destino.

No hay red social que te explique cómo será tu vida allá.

No hay vuelos de bajo coste que acepten maletas cargadas de sueños.

No hay miedos que puedas soltar como lastre antes de llegar.

No hay guías que puedan indicarte los lugares que serán más importantes.

No hay consuelo que se lleve la morriña de tu tierra los días grises ni la melancolía de las tardessoleadas.

No hay precio que poner a las emociones que te acompañarán pero tampoco hay dudas sobre laspersonas que compartirán contigo un trozo del camino.

CEXT – ¿Qué es lo más has aprendido a nivel personal y profesional en los años que llevas viviendo fuera?

E – Esta experiencia me ha ayudado a entender las diferencias interculturales entre ambos países. Ni los alemanes son tan cuadriculados ni los españoles estamos todo el día de fiesta y siesta. Creo que he conseguido aprender de la estructura y organización de los alemanes sin perder esa chispa de alegría que tenemos los españoles. A veces sucede que mis trabajadores se empeñan en prepararse para lo peor y yo insisto en ver el vaso medio lleno mientras trabajo para conseguir llenarlo completamente. Los alemanes valoran mucho la seguridad y evalúan todas las opciones antes de decantarse a uno u otro lado, no en vano, vivieron dos guerras mundiales y levantaron el país de nuevo trabajando con los recursos que la comunidad internacional les aportó. Ese sentimiento de supervivencia sigue presente en la sociedad alemana actual y les impulsa a tener esa tendencia a evitar el riesgo.

Los profesionales españoles aportamos muchas cualidades que complementan a las de la sociedad alemana como nuestra cercanía y empatía. Nos abrimos más a otras personas y compartimos más actividades y tiempo con amigos y familiares. Esto al principio le choca a los alemanes pero al poco tiempo son los primeros en llamarte de repente para preguntarte si comemos juntos mañana o si vamos a tomar algo. Digamos que abrimos la perspectiva alemana y vamos más allá de tener un objetivo de ascenso social o profesional, nosotros disfrutamos del sol, de la vida y del tiempo en compañía de buenos amigos. Esto puede sorprenderle a muchos alemanes que terminan sus estudios y empiezan su carrera profesional con objetivos muy concretos del nivel directivo que quieren alcanzar, cuándo y cómo. Nosotros españoles valoramos, en este sentido, más importante el disponer de nuestro tiempo libre aunque retrase el ascenso profesional o se corresponda con un sueldo menor. La clave está en el equilibrio y ahí es donde españoles y alemanes nos beneficiamos del intercambio cultural.

CEXT – Ahora, te toca ganarte a los lectores, ¿por qué tienen que apoyarte en el crowdfunding de tu libro?

E – Desde Múnich con Jamón tiene un objetivo didáctico y social: mostrar la necesidad del humor y de la ironía para afrontar los retos y las adversidades de la emigración, en este caso en Alemania. Es un diario y, como tal, un ejercicio de reflexión sobre el presente, la identidad y los avatares de la vida cotidiana.

Con un estilo directo y claro, la intención de este proyecto es poner los pies en la tierra ante las perspectivas de la emigración, pero también a afrontar las adversidades con una sonrisa. Es un libro para toda persona valiente y motivada por los cambios, con ganas de coger las maletas y emigrar a Alemania. O a cualquier otro destino.

Si alcanzo el objetivo del crowdfunding gracias al apoyo de muchos pequeños mecenas podré publicar el libro con la editorial libros.com y venderlo en librerías de los dos países. Los beneficios como autora voy a emplearlos en poner en marcha la asesoría profesional. Es fundamental que haya una red de networking y de apoyo entre los profesionales españoles que estamos en Alemania. Esa idea es la que me llevó a crear una Start up social que ofrezca programas y eventos de networking y mentoring a profesionales españoles en Múnich. Por eso aprovecho la entrevista para animar a quiénes aún no se hayan hecho mecenas del libro a que le echen un vistazo a la campaña y se unan para ayudarme a conseguir poner en marcha esta iniciativa que puede marcar la diferencia para todos nosotros, españoles en Alemania.

 

Desde CEXT te deseamos toda la suerte del mundo, y estamos deseando leer todas tus aventuras; y a ti te animamos a que le ayudas a financiar este proyecto tan especial, ¡y tan bonito!

 

Una entrevista de Marta Urra para CEXT.

!Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí