Melbourne (Australia)

Experiencias

Enfermera en Australia: “Comprando un sueño”

05/07/2017

Sandra Pascual es una enfermera española que hace más de cinco años decidió hacer las maletas para luchar por un sueño: ser enfermera en Australia. Estudió en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, en la facultad de Alcorcón, y después de terminar la carrera decidió hacer el año extra para convalidar su título a grado. Después se especializó en urgencias, acabando en 2011 como graduada y enfermera especialista.

Una enfermera, como muchas en España, altamente cualificada y con diez meses de experiencia sintió que el mercado laboral de nuestro país no hacía justicia a su esfuerzo por su desarrollo profesional, teniendo que atender a unos quince pacientes por turno y bajo condiciones precarias. Por esta razón, Sandra comenzó a interesarse por las Antípodas, pero su nivel de inglés no era el idóneo para volar tan lejos todavía, con lo que decidió probar suerte en Inglaterra para acumular más experiencia y mejorar en el idioma.

Sin embargo, Sandra acabó quedándose en Inglaterra más tiempo del que pensaba: “Al principio, al no hablar bien el inglés, tuve algunas experiencias desagradables con compañeros que debían de pensar que por no hablar bien su idioma yo no debía ser muy inteligente o algo así”. Pero esta enfermera no se dio por vencida y continuó en el país hasta pulir el inglés. Para ello cambió a un hospital de Londres en el que dice se sintió más valorada y disfrutó mucho de su trabajo, además la formaron académicamente para conseguir su segunda especialidad, esta vez en cuidado de heridas y curas.

Pero, ¿por qué Australia?. Sandra nos explica que no es solo una apasionada de la sanidad, su segunda pasión es el mar: “estaba muy interesada en tener una vida como surfera y poder bucear cuando quisiera. ¡Ah! Y por supuesto el verano permanente.” Aunque no sabía lo que le esperaba para convalidar su título en Oceanía. Esta madrileña nos cuenta los pasos que tuvo que seguir para hacer su sueño realidad. Lo primero que hizo fue sacarse el examen de inglés, después de un primer intento fallido en el IELTS, Sandra decidió hacer el OET (Occupational English Test), un examen de inglés especializado para profesionales sanitarios, el cual consiguió aprobar sin ningún problema, pues ya llevaba bastantes años trabajando en inglés como enfermera. Una vez conseguido el primer requisito, inició el proceso de convalidación con el colegio de profesionales sanitarios de Australia, AHPRA.

Sandra comenzó el proceso de recolectar documentos en mayo del 2016, teniendo que conseguir bastantes papeles de la Universidad y del Ministerio de Educación, certificarlos todos ante notario y traducidos con un traductor jurado o con un traductor australiano (NAATI), que en algunas ocasiones puede ser bastante más económico. Una vez los tuvo todos, los envió a AHPRA y lo describe como “la espera interminable”, pues le contestaron pidiéndole más papeles hasta que por fin estaban todos y es cuando su solicitud fue valorada en el Committee Meeting. Sandra nos explica:”mi solicitud fue denegada, como la de todas las enfermeras españolas y fui invitada a realizar un curso de convalidación a la enfermería australiana. Suena bien hasta que te enteras que el curso vale más de 12.000 dólares (más de 8.000€) dependiendo de la universidad. Yo digo que hay gente que se compra un coche y yo me he comprado un sueño.”

Mientras esperaba una respuesta de AHPRA, esta valiente enfermera pensó en todos los detalles, y sabiendo que necesitaría una visa, pidió la Work and Holiday visa (462) para poder entrar en el país y trabajar. Los meses de espera pasaron y le notificaron que podría realizar el curso puente que eligió en la Universidad de Monash, en Melbourne, comenzando a principios de enero con la parte teórica. Clases, trabajos y algún examen antes de poder comenzar con las 6 semanas de prácticas en un hospital regional de Australia. Sandra fue enviada al Saint John of God de Geelong, la segunda ciudad más poblada del estado de Victoria, después de Melbourne y solo a 80km de ésta.

Una vez terminado el curso puente con las prácticas incluidas y volver a mandar más documentos a AHPRA, decidió que haría un viaje en coche por la costa Oeste de Australia mientras esperaba a la decisión del colegio de profesionales sanitarios. En abril del 2017 consiguió el registro completo como enfermera australiana, que además le permite solicitar la SkilledIndependent Visa (189) que le proporcionará la Residencia Permanente en el país.

En la actualidad, se encuentra trabajando en un hospital público y en otro privado en Cairns, al norte de Queensland. Trabaja como lo que llaman ‘casual’, que es un tipo de contrato sin fechas que te permite trabajar tantas horas como el empleador te necesite, con un ratio por hora más alto que el de un trabajador permanente pero sin vacaciones pagadas ni días de baja por enfermedad.

A la hora de comparar España, Inglaterra y Australia nos comenta que prefiere como compañeros a españoles, por estar mejor preparados, el sistema de gestión sanitaria y protocolaria de Inglaterra, por ser más competente y eficaz, pero los sueldos de Australia.

Si has estudiado enfermería y estás pensando en dar el salto, Sandra te da algunos consejos como tener al menos 3 años de experiencia antes de venir para la residencia permanente, tener la nota necesaria en el examen de inglés y armarse de paciencia. El dinero pagado es una inversión que se recupera pronto una vez puedas trabajar.

Si quieres saber más detalles sobre los pasos a seguir, te recomendamos que visites su blog Sonrisas AroundtheWorld.

  • hace 4 meses

    […] el Dingoos Team, tenemos la suerte de contar con Sandra Pascual, una enfermera española que ya ha pasado por este proceso de convalidación de su título para […]