Moscú (Rusia)

Cultura

Leyendas e intrahistorias en el metro de Moscú

09/10/2017

Siempre que recibo visitas en Moscú una de las paradas obligatorias es el metro. Un auténtico museo subterráneo creado hace más de 80 años y que además de su buen funcionamiento es el transporte público por excelencia en Moscú.

Hace tiempo pudimos hablar sobre su funcionamiento y curiosidades, pero son muchos los aspectos destacables de este gran centro de la vida moscovita. Podemos ver como el metro es un lugar de récords y números, entre impresionantes e interesantes:

  • La estación más profunda es Park Pobedy (Парк Победы) con 85 metros.
  • La estación menos profunda Pechatniki (Печатники) con 5 metros.
  • La estación con el andén más largo es Vorobyovy Gory (Воробьёвы горы) con 282 metros.
  • El recorrido más largo es entre Krylatskoe (Крылатское) y Strogino (Строгино) con 6625 metros.
  • El recorrido más corto es entre Vystavochnaya (Выставочная) y Mejdunarodnaya (Международная) con 500 metros.
  • La escalera más larga está en el Park Pobedy (Парк Победы) con 126 metros.
  • El vestíbulo con el volumen más pequeño es el de la estación Annino (Аннино).
  • La estación que más ha durado su construcción Spartak (Спартак), durante 39 años.

Como dato curioso cualquier empresa, publicidad o anuncio sobre cualquier producto, siempre se organiza según la parada de metro. No hablamos de calles, direcciones postales o nombres de barrio, el mapa del metro y sus estaciones son utilizados para organizarse y orientarse en cualquier lugar, pero más allá de números y su más que correcto funcionamiento, existen mitos, leyendas e intrahistorias.

Rusia es un país propenso a este tipo de historias y más tras 80 años de hermetismo de estado donde las teorías conspirativas crecían en todos los lugares:

  • Tras la guerra, y a pesar de la destrucción, las ampliaciones del metro siguieron a buen ritmo. La línea circular no existía en la planificación original, y según se dice, en una reunión sobre las futuras ampliaciones, Stalin por accidente puso una taza de café sobre el mapa de metro, cuando levantó la taza, quedo marcada la base de esta en forma de círculo marrón. Fue así como se decidió construir la línea circular y por ello este color marrón, que representa la mancha del café.
  • Se dice que a una profundidad entre 50 y 120 metros existe una “metro 2”, una línea alternativa al metro convencional que conocemos. Se cree que la red conecta el Kremlin con la sede central de la FSB y el aeropuerto, además de contar con el famoso “botón nuclear” y pequeños bunkers en esta línea. No hay confirmación oficial, pero la leyenda se incrementa cuando excavadoras que realizan construcciones y demás, descubren pequeños túneles e infraestructuras desconocidas.
  • Un mito que ha llegado a la tradición popular es la creencia de que existen ratas gigantes fruto de la radiación. Según dicen, los roedores destrozan el cableado del metro y varias personas han declarado que han sido atacadas en la penumbra. Muchas personas creyentes de este tipo de historias han realizado experimentos como, por ejemplo, hacer que su perro fuera de estación a estación por el túnel del metro para ver si regresaba sano y salvo. Actualmente cuando se explican historias o chistes del metro, se utilizan dibujos de ratas gigante con forma humanizada.
  • En la década de 1980 en la línea naranja descarriló un metro y se incendió. El conductor sin pensarlo empezó a rescatar a la gente que había dentro, y fue capaz de salvar a la gran mayoría, pero tuvo muchas quemaduras de gravedad y falleció en el hospital como consecuencia. Las autoridades lo culparon de lo sucedido y cargaron contra él una vez muerto. Desde entonces se dice que un conductor de piel negra aparece por los túneles a medianoche en búsqueda de venganza. Este supuesto fantasma realmente era un hombre de Etiopía que llegó a Moscú para aprender a ser piloto de avión, pero por las dificultades de la época y sin papeles, tuvo que sobrevivir en la clandestinidad.
  • La construcción del metro cuenta con numerosas historias. Explican que fallecieron muchos trabajadores y prisioneros en la creación de la línea circular, dado las condiciones laborales y la rapidez exigida para su finalización. Se dice que una vez al mes por la noche un tren de metro recorre toda una línea parando en todas las estaciones pero que rara vez abre sus puertas. El conductor es un misterioso maquinista vestido con el antiguo uniforme. Este tren y su maquinista crean un miedo terrible y las personas que han tenido la posibilidad de subir a este tren fantasma no se le ha vuelto a ver nunca más. Dicen que si alguna vez te encuentras con este tren, lo mejor es no subir y ni siquiera acercarse a las puertas, si realmente están abiertas.
  • Posiblemente la estación de Volokolamskaya (Волоколамская) es la que más versiones tiene. En sus inicios estaba prevista para los residentes de un nuevo complejo que se quería construir en el aeródromo de Tushino (Тушинский), pero no se llegó a construir por el precio elevadísimo de las obras. No se realizaron las salidas al exterior y en el esqueleto de hormigón de la estación únicamente hay algunas bombillas que iluminan el andén. Se dice que los trabajadores diariamente se encontraban con fenómenos paranormales y se dio a conocer el aeródromo como un lugar maldito. Extrañas voces, sonidos y apariciones hicieron que los trabajadores se negaran a trabajar. Los investigadores de la vida en las profundidades decían que en las capas profundas de la tierra se concentra continuamente la energía negativa, la irritación, el odio y los miedos. Esto lleva a creer que hay un extraño interrogante de por qué el metro de Moscú “llama” al suicidio. Como dato curioso, las estaciones de Krasnye Vorota (Красные ворота) y Pushkinskaya (Пушкинская) es donde más a menudo se lanzan a las vías los suicidas.

Más allá de muertos, ratas y espíritus, este es un lugar con una historia irrefutable que cuenta con muchas vivencias en el duro siglo XX. Un aliciente más para la visita a la capital rusa.