Bunyola (España)

Ciudadanía

Toma las riendas de tu vida

10/10/2017

Muchas veces nos sentimos como si fuéramos un diminuto barquito que navega a la deriva en la magnitud del mar de nuestras circunstancias. Y aunque es verdad que no podemos controlar toda nuestra vida, ya que una parte está regida por el azar, la incertidumbre o leyes desconocidas, también existe otra parte que sí podemos controlar y que depende totalmente de nosotrxs.

La primera decisión interesante a tomar es centrarnos en esa incertidumbre imposible de controlar o hacerlo en lo que podemos realizar con ese barquito para poder navegar mejor en ese “mar” de circunstancias.

A lo largo de mi trabajo personal con el que acompaño a mis clientes, decidimos centrarnos en lo segundo, en ¿qué podemos hacer en esta vida para sentirnos mejor con nosotrxs mismos?

Una vez centramos nuestra atención en la parte de nuestra vida que depende de nosotrxs, toda nuestra energía estará encaminada en mejorar ese barquito para poder llevar el timón, navegar disfrutando más de la travesía y dirigir nuestro rumbo hacia nuestros objetivos personales y así, tomar las riendas de nuestras vidas.

Pero no todo queda aquí. La segunda pregunta que podemos responder es: ¿Soy YO realmente quién dirige mi vida o son mis emociones y/o pensamientos? ¿Domino mis pensamientos o ellos me dominan a mí? ¿Domino mis emociones o ellas me dominan a mí?

La razón de estas preguntas es porque el capitán del barco es el YO o la CONSCIENCIA. Es la parte de la persona que se conoce, que sabe cuáles son sus valores, su propósito de vida…, y que a partir de todo este conocimiento personal, dirige su VIDA hacia sus objetivos personales.

Este YO o CONSCIENCIA consta de tres partes, tres instrumentos de tremenda importancia que hay que saber utilizar para poder navegar: el CUERPO, la MENTE y las EMOCIONES. Aunque la separación no es real, nos puede servir para entenderlo mejor. Estos tres instrumentos se tienen que aprender a dominar para así poder tomar las riendas de tu vida.

Muchas veces, decidimos en función de nuestras emociones (“tengo miedo a cambiar de trabajo” y sigo en el que tengo), en función de nuestra mente (“mis pensamientos me dicen que no valgo para tener un trabajo digno” y no salgo a buscar trabajo) o en función de nuestro cuerpo (“ahora me da pereza ir al gimnasio” y no voy). ¿Pero quién fabrica esos pensamientos, quién crea esas emociones? TÚ, TU CONSCIENCIA, TU ALMA o  el concepto que decidas para definir al capitán del barco. Tú no eres tus emociones ni tus pensamientos, puedes aprender a gestionarlos mejor y utilizarlos a tu favor, a tu servicio y no al revés.

¿Sabes cómo dominar tus pensamientos? ¿Y tus emociones? ¿Dominas tu cuerpo? Si tienes estos tres instrumentos afinados y dominados, será más fácil que seas TÚ o TU CONSCIENCIA quién tome las riendas de TU VIDA y que el viaje sea más satisfactorio y pleno. Como un director de orquesta que dirige a los diferentes instrumentos para tocar su propia melodía.

¿Por qué instrumento quieres empezar a trabajar?